Salud conectada: el éxito del futuro para profesionales y pacientes

Le 23 May 2017

Los profesionales sanitarios se han adaptado siempre a la constante evolución de los métodos, las técnicas y las prácticas de su disciplina, según el avance de la investigación médica y al servicio de una mejor salud a nivel global. Actualmente, vivimos en un mundo en el que la tecnología es omnipresente en nuestro día a día, por lo que no es de extrañar, sobre todo tras la aparición y el éxito suscitado por los dispositivos conectados, que esta tendencia repercuta en el sector sanitario. La salud conectada se adivina beneficiosa y prometedora, tanto a nivel preventivo como de seguimiento de los pacientes. Las innovaciones tecnológicas siempre suscitan reacciones positivas fáciles de reconocer pero, a su vez, provocan miedos y temores a los que es necesario dar respuesta. La salud conectada no es una excepción a esta regla y, a día de hoy, representa un futuro prometedor, signo de una nueva relación médico-paciente y de una nueva manera de entender la salud por parte de los pacientes. 

La salud conectada al servicio de una mejor relación médico-paciente

Los profesionales sanitarios no pueden seguir ignorando la existencia de productos sanitarios conectados ni el uso que hacen sus pacientes de estos. Los dispositivos de salud conectados deben ser percibidos, sobre todo hoy en día, como herramientas que permiten a los médicos conservar un vínculo con sus pacientes una vez en su domicilio: tras una visita a la consulta, a fin de observar las constantes de un paciente y adaptar el tratamiento; o tras una hospitalización, con el objetivo de reducir su estancia en el hospital y realizar un seguimiento de la evolución de sus constantes vitales a distancia. No obstante, existe una cierta reticencia, totalmente legítima, por parte de los médicos. No en cuanto a la fiabilidad de los productos, puesto que estos han sido clínicamente validados según la reglamentación que rige los dispositivos médicos, un sello de confianza para los consumidores al que deben prestar atención. Más bien, lo que les preocupa es la avalancha de datos que deberán tratar y la responsabilidad que les supone la consulta de estos datos. 

Ahora bien, es necesario que los profesionales sanitarios vean en estos dispositivos un interés real, especialmente en el acompañamiento personalizado que puede ofrecer la salud conectada. La cantidad de pacientes que requieren un seguimiento médico personalizado y constante aumenta de manera proporcional al incremento de nuestra esperanza de vida. El objetivo de los dispositivos médicos del futuro es simplificar la relación entre los profesionales sanitarios y los pacientes. Con un uso correcto, pueden ofrecer beneficios como la reducción de la carga de trabajo de los profesionales sanitarios sobrecargados a la vez que se mantiene la autonomía de los pacientes. 

El mundo digital aplicado a la salud: un dispositivo excepcional para la prevención y el seguimiento

Tras los objetos conectados para el seguimiento de la actividad personal (pulseras y relojes para medir la actividad), los dispositivos médicos conectados para el seguimiento sanitario y la prevención (y curación) de las enfermedades crónicas es la evolución lógica. Hoy en día, el 73 % de los franceses apoyan el sector de la salud conectada cuando se aplica una utilidad concreta a los dispositivos conectados (estudio OpinionWay para el salón #DistreeConnect)

A modo de ejemplo, no siempre se detecta la hipertensión en los pacientes y tomarse la tensión no es un automatismo adquirido fuera de la consulta médica. Uno de cada tres adultos padece hipertensión y el 50 % de los pacientes con esta enfermedad crónica no mantienen un control de su afección (cifras de la OMS 2013). Es importante saber que esta enfermedad no siempre se detecta cuando el médico toma la tensión al paciente en la consulta, puesto que esta puede variar según el momento del día o, incluso, debido al conocido «efecto de bata blanca». La tensión debe tomarse tras un periodo de reposo de varios minutos, preferentemente por la mañana, nada más levantarse, o por la noche, antes de acostarse. Así pues, la medición de la tensión por parte del paciente es el mejor medio para proporcionar al médico datos precisos sobre su tensión.  El enfoque «conectado» ofrece al paciente la posibilidad de proporcionar a su médico un historial de datos de un periodo determinado, lo cual permite mejorar su seguimiento y la relación con el médico.  En el caso de los pacientes diabéticos (382 millones en el mundo según la OMS), los dispositivos conectados mejoran de manera considerable su entorno, ya que les permiten abandonar la libretita en la que anotan manualmente las cifras de cada toma de tensión. Ahora, los datos quedan registrados de manera automática en una aplicación móvil y el paciente puede consultarlos en cualquier momento y compartirlos con total seguridad con su médico. Gracias a un seguimiento más regular, más completo y adaptado de sus pacientes, los médicos dispondrán de más datos para realizar sus diagnósticos o adaptar sus tratamientos.

Las mediciones diarias y los historiales de datos sin precedentes permitirán mejorar la calidad y eficacia de las consultas, hasta el punto de que permitirán detectar y gestionar enfermedades crónicas, en general conocidas como enfermedades silenciosas, que actualmente suelen detectarse de manera tardía.

Impulsar un sistema de telemedicina eficaz

La salud conectada no ha hecho más que empezar y aún no ha mostrado todo su potencial. Con los años, ayudará a luchar contra la falta de personal médico. Asimismo, participará en la mejora de un problema básico de nuestro sistema sanitario: el transcurso del paciente en el hospital. La telemedicina tiende a desarrollarse para dar respuesta a objetivos muy claros: mejorar el acceso al cuidado sanitario, mejorar la calidad de la atención, reducir los acontecimientos graves y mejorar la calidad de vida de los pacientes. La salud conectada representa una ventaja esencial para los profesionales sanitarios en el ejercicio de sus funciones y participa en la aceleración del desarrollo de la telemedicina. 

Pago seguro

Todas sus transacciones en la tienda iHealth 100% seguras.

Entrega rápida

Devoluciones y cambios

Tiene 14 días para intercambiar sus productos

Atención al cliente

A su servicio acqui